La obesidad en las mujeres

La obesidad en las mujeres

La mujer, por razones fisiológicas, es más vulnerable que el hombre a sufrir obesidad a lo largo de su vida. Durante la infancia, la pubertad, el embarazando, el tiempo de lactancia y cuando tenemos la menopausia estamos dentro del grupo de riesgo de sufrir obesidad. A veces también influye la condición social en que se vive. Ser conscientes de que formamos parte de este grupo de riesgo es el primer paso para evitar el sobrepeso.

Magdalena Gil

Los distintos cambios hormonales y físicos que la mujer sufre a lo largo de su vida sumado a ciertas costumbres sociales aumentan la vulnerabilidad de las mujeres a la obesidad.

En la infancia los riesgos vienen determinados por las pautas sociales en las cuales nos hayan educado. Eso es, el sedentarismo de la actual infancia donde su ocio muchas veces se reduce a televisión, videojuegos, etc.. actividades sin una quema de calorías suficiente. La mala alimentación de algunos niños tampoco ayuda a la prevención. La bollería, las “chuches”, la comida rápida, etc.. van creando malos hábitos alimentarios que, lamentablemente, conducirán a una futura obesidad.

Cuando este niño o niña llega a la adolescencia, o pubertad, a todos estos riesgos se le suman otros de no menos importancia. La alteración hormonal que produce los visibles cambios físicos pueden favorecer el riesgo de sobrepeso. En este periodo del crecimiento es muy importante que aumenten su actividad física con actividades extraescolares, encontrar algun deporte que despierte su interés o ir a pasear en familia por la montaña habitualmente pueden ayudar a prevenir la obesidad. Evidentemente tendrán que estar alerta a no perder los buenos hábitos alimentarios que serán de vital importancia para su vida adulta.

Ya en la mujer adulta, durante el embarazo o la lactancia, la mujer padecerá, otra vez, cambios hormonales que aran peligrar su línea. Es muy importante que el médico haga un seguimiento de todo el proceso de gestación. Es será el encargado de controlar el consumo necesario para el buen desarrollo del feto a la vez que preservar la salud de la madre. Es conveniente no abandonar el ejercicio físico, pero en esta ocasión, siempre bajo supervisión médica. Durante el embarazo, el riesgo de sobrepeso se agudiza, es por ello, de vital importancia dejarnos aconsejar por nuestro médico.

Y, en la menopausia, que es otro cambio hormonal, volvemos a encontrarnos en situación de riesgo. Durante la menopausia la producción de estrógenos disminuye. Estos estrógenos son unas hormonas termogénicas, son las responsables de producir calor y, por tanto, de consumir calorías. Consecuencia de esta pérdida de estrógeno es la reducción del gasto de energía de las mujeres en esta etapa. Es importante que las mujeres que entran en esta etapa de su vida reduzcan la cantidad de comida de su dieta, ya ahora no quema tanta energía. Es muy importante no caer en la inactividad y encontrar algún tipo de ejercicio que se adecue a nuestra edad y condición física.

Los factores psicológicos también importan

Un estudio de la Universidad de California, que se publicó en el “Journal of the American Dietetic Association” ha comparado la eficacia de una dieta tradicional frente a la modificación de algunos parámetros psicológicos a la hora de paliar diversos efectos negativos de la obesidad como por ejemplo el colesterol, la alta tensión arterial y la autoestima.

El resultado fue sorprendente, un 42 % de las personas que iniciaron una dieta tradicional abandonaron el programa. Sólo el 8% de las personas que se sometieron a un tratamiento para mejorar su autoestima decidió lo mismo. Al cabo de dos años del estudio, las personas que habían seguido la dieta tradicional habían aumentado de peso. Por el contrario, las personas que se sometieron a un tratamiento psicológico no solo no aumentaron de peso, sino que aumentaron su actividad física, cosa que les proporcionaba una mejor sensación de bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>