Dieta de la alcachofa

Es sabida la acción beneficiosa de este vegetal para las dietas de adelgazamiento, a unos niveles en los cuales incluso se ha posicionado como una de las alternativas más solicitadas por las mujeres a la hora de bajar de peso, debido entre otras cosas a su bajo aporte calorico.

Pero además de eso, también tenemos que considerar la alcachofa como una ayuda extra para el buen funcionamiento de nuestro organismo, ya que además de favorecer la digestión de las grasas, también ayuda a digerir las comidas fuertes que sobrecargan nuestra vesícula e hígado, actuando pues como un mitigador de estos órganos.

La alcachofa tiene varias funciones o acciones beneficiosas para el organismo, es diuretica, depurativa para los riñones, el hígado y la vesícula biliar,  y asimismo también tiene efectos embellecedores para la piel, tanto en tratamiento facial como en el de la celulitis. Igualmente, está muy recomendada para personas con tensión arterial alta, ya que equilibra la presión del flujo arterial, lo que la hace ideal para personas con sobrepeso o personas mayores. Además, ayuda a absorber los azúcares de los alimentos, por lo que también es muy recomendable para los diabéticos.

Para hacer una dieta de la alcachofa, no es preciso alimentarse de ella solamente durante cierto número de días, sino integrarla de forma progresiva en nuestras comidas diarias hasta hacerla una parte más de nuestra rutina dietética. Se puede utilizar como guarnición o acompañamiento de carnes y pescados, como entrante en forma de canapé o como sopa licuándola. De esta forma, conseguiremos degradar y quemar grasas más rápidamente, ya que acelera el metabolismo de los lípidos. También podemos eliminar líquidos, disminuir la sensación de hambre y todo ello sin aportar más que 49 calorías cada 100 gramos.
Con objeto de que los resultados de la pérdida de peso sean visibles de forma más rápida, debemos contribuir con ejercicio aeróbico activo, tal como andar a paso ligero durante 45 minutos diarios, correr, nadar, montar en bicicleta, subir escaleras…Si hacemos esto durante 30 minutos dos o más veces a la semana, podremos ver los resultados antes, si bien la constancia será la mejor arma a largo plazo para mantenernos en el peso y no volver a recuperar los kilos perdidos.

Si se combina la alcachofa con otros alimentos de similares propiedades, tales como verduras diureticas como espárragos, pimientos , frutas o cereales integrales, contribuiremos a la mejora del plan. Si tomamos alcachofa durante unas cuatro semanas a razón de dos veces al día, conseguiremos bajar de peso de forma efectiva y contribuiremos a la mejora de nuestra salud en general. Lo importante una vez llegados al peso deseado, será mantener los buenos hábitos y no caer en la tentación de fritos, dulces y demás tentaciones culinarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>