Piernas cansadas: remedios naturales

Las piernas cansadas son sobre todo patrimonio femenino, ya que las mujeres tienden a llevar tacones altos con frecuencia, cruzar las piernas y demás posturas indebidas. Esto se incrementa tanto con la permanencia de pie mucho tiempo como con el sedentarismo. La circulación se ralentiza y el flujo se estanca, lo que, además de dar pesadez y cansancio, deriva en problemas como las varices, que son bastante molestas y antiestéticas.

Para evitar estos problemas de forma natural y efectiva, lo mejor sin duda es realizar algún tipo de ejercicio, como caminar, correr, bicicleta o natación, donde se ejercitan los músculos de las piernas. Además, podemos seguir unas pautas en la alimentación que ayudan a la circulación igualmente, tales como limitar al máximo la ingesta de alimentos salados, ya que aumentan la retención de líquidos, empeorando los edemas, es decir, la hinchazón de piernas.

También en estos casos es muy saludable tomar alimentos con alto contenido en fibras, ya que éstas favorecen el tránsito intestinal, y por tanto la defecación; en una dieta pobre en fibra, al tener mayor dificultad para evacuar, existe mayor presión a nivel abdominal, lo que provoca una insuficiencia de las venas en las piernas. Se debilitan las paredes de las venas y además del colon y del intestino grueso, aumentando la posibilidad de que aparezcan varices e incluso hemorroides. Si queremos evitarnos estos molestos problemas, lo mejor es incluir en la dieta diaria alimentos como verduras (en la comida, la cena, como guarnición o primer plato) y frutas frescas (tres o más piezas al día); además de contener la ya citada fibra, son una gran fuente de flavonoides también, que son de potente acción vasoconstrictora y antiinflamatoria.

Asimismo, para las personas que sufren de pesadez en las piernas, es muy importante ingerir líquido en abundancia, principalmente agua. Así, se facilita la depuración del organismo y la eliminación de toxinas. Aunque la bebida ideal es el agua, también se pueden consumir zumos, caldos suaves y sopas e infusiones que, junto con una alimentación variada y equilibrada, ayudan a la hidratación de los órganos, mejorando la circulación sanguínea.

Cuando sintamos las piernas excesivamente hinchadas, un remedio eficaz es ponerlas en alto, es decir, tumbarse y colocar las piernas a por encima del nivel del corazón, y relajarse durante 20 minutos, preferiblemente acostándose sobre el lado izquierdo del cuerpo, ya que se favorece el flujo de sangre desde las piernas al corazón. Está totalmente desaconsejada la aplicación de calor, ya que éste tiene un efecto vasodilatador sobre los capilares sanguíneos, lo que dificulta más la circulación. Por tanto, hay que evitar la exposición al sol, a fuentes de calor directas (como radiadores o braseros), los baños calientes y la sauna, así como la cera caliente para depilarse. Es recomendable ducharse con agua templada, terminando con un chorro de agua fría sobre las piernas para tonificarlas.

Es importante también utilizar ropa cómoda que no oprima, no usar tacones muy altos y si se está mucho tiempo de pie las medias que favorecen la circulación. El té verde contribuye a la mejora de esta dolencia, así como la cola de caballo para la filtración de elementos nocivos que también dificultan el sistema circulatorio.

También échale un vistazo a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.