Feng Shui

El nombre de Feng shui viene del territorio oriental que actualmente conocemos con el nombre de China y significa, literalmente, “aire y agua”. Los ancestros chinos ya utilizaban esta expresión para escoger el lugar donde enterrarían y honorarían a sus muertos hace más de 3.000 años. Más tarde se empezó a utilizar como una técnica para escoger la ubicación idónea de palacios, edificios oficiales, monumentos o incluso ciudades. Con la subida al poder de Mao, el feng shui corrió la misma suerte que otras practicas milenarias de la cultura tradicional china como las artes marciales. La instauración de la república trajo consigo la prohibición de esta práctica y actualmente los principales centros de difusión de esta técnica no los encontramos en China sino en Hong Kong, Taiwán o Malasia. Un ejemplo de ciudad es Hong Kong, donde un 90% de los edificios están construidos según los principios que dicta el Feng sui.

Feng shui o el arte de aprovechar la energía

Magdalena Gil

El nombre de Feng shui viene del territorio oriental que actualmente conocemos con el nombre de China y significa, literalmente, «aire y agua». Los ancestros chinos ya utilizaban esta expresión para escoger el lugar donde enterrarían y honorarían a sus muertos hace más de 3.000 años. Más tarde se empezó a utilizar como una técnica para escoger la ubicación idónea de palacios, edificios oficiales, monumentos o incluso ciudades. Con la subida al poder de Mao, el feng shui corrió la misma suerte que otras practicas milenarias de la cultura tradicional china como las artes marciales. La instauración de la república trajo consigo la prohibición de esta práctica y actualmente los principales centros de difusión de esta técnica no los encontramos en China sino en Hong Kong, Taiwán o Malasia. Un ejemplo de ciudad es Hong Kong, donde un 90% de los edificios están construidos según los principios que dicta el Feng sui.

El Feng shui parte de la base que todas las cosas están vivas y para poder entender que es el feng shui es preciso tomar conciencia de que cada una de las partículas que tenemos alrededor nuestro emana energía. El animismo lo podemos tomar de ejemplo de muchísimas culturas llamadas «primitivas» que afirman tener esta conexión con el mundo y con el universo. El planeta en el que estamos alojados no es simplemente una pedazo de tierra flotando en el espacio, sino que es un conjunto de energías que se encuentran y se repelen.

El feng shui comprende un amplio espectro de conocimientos y son precisos muchos años para aprender a dominarlos. En la cultura occidental en la cual vivimos es muy común relacionar el feng shui con una teoría de la decoracion y el diseño de interiores, pero esta es solo una de la múltiples posibilidades de aplicación de esta técnica milenaria. Otras vertientes importantes pueden ser la de leer las energías que emanan de la tierra para escoger la ubicación de un edificio, la orientación, la astrología, la ciencia del color, la dieta, la diagnosis médica y otras muchas que aquí no nombramos.

Aprender en profundidad cualquiera de estas ramas es un trabajo largo, pero si que podemos aprender los principios básicos de esta técnica y aprender así el arte de vivir en armonía con el Universo físico. Es la propia esencia del feng shui la que nos ayuda a vivir en armonía y conciencia con la Madre naturaleza, obteniendo el equilibrio necesario para obtener una mayor calidad de vida.

Algunas corrientes del feng shui ponen el énfasis en el estudio de las formas que nos rodean, así las montañas, los ríos, la estructura del lugar donde vivimos o donde trabajamos, etc. Otras corrientes creen en la importancia de utilizar la brújula para orientar todo lo que nos rodea hacia el punto cardinal correcto. Actualmente se tiende a conceder importancia semejante tanto a la forma como a la orientación.

En cualquier caso el feng shui nos puede ayudar a encontrar el influjo favorable de la energía en nuestro hogar o lugar de trabajo y ayudarnos a alcanzar la felicidad y la armonía en nuestras vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.