La importancia del porcentaje de tu grasa corporal

La grasa corporal del organismo es una sustancia que regula la temperatura del cuerpo, aporta energía extra, protege y aísla los órganos internos y produce hormonas especialmente en las mujeres. Es la grasa almacenada la que debe controlarse a través de una dieta adecuada y la práctica de ejercicio de forma regular.

Dos tipos de grasa en el organismo

En el cuerpo existen dos tipos de grasa:

  • Esencial: es la que se encuentra en los músculos, en la médula espinal, en la médula ósea y en el cerebro. Este tipo de grasa es vital para proteger el buen funcionamiento de estos órganos. En el hombre se encuentra en un porcentaje que varía entre el 3 y el 4 por ciento de su peso corporal. En la mujer se eleva este porcentaje hasta un 12 por ciento, ya que también existe esta grasa en las glándulas mamarias, en el abdomen, en la pelvis y en las caderas.
  • Acumulada: es la grasa que el cuerpo guarda como reserva energética. Es importante recalcar que el peso de la persona no informa de su índice de masa corporal.

¿Cómo se mide la grasa corporal?

Para conocer el índice de la Masa Corporal (IMC) basta con dividir el peso en kilos del individuo entre el número que se obtiene de elevar al cuadrado su estatura. Si se obtiene un valor por encima del 24 ya se considera sobrepeso. Si el índice fluctúa entre los 29 y 34 existe un problema de obesidad. Existen dos clases de obesidad:

  • Endógena: esta se ha desarrollado desde la edad temprana debido a problemas en las glándulas tiroides.
  • Exógena: aparece en la fase adulta y se debe al consumo excesivo de grasas y azúcares así como a la falta de ejercicio físico.

¿Cómo se evita el sobrepeso?

Si hay un exceso de consumo de grasas los profesionales recomiendan una mayor ingesta de alimentos con fibra, tomar productos lácteos desnatados, beber de dos a tres litros diarios de agua, retirar las grasas de los alimentos cárnicos y preparar los alimentos con aceite de oliva o de maíz.

Por supuesto, además de llevar una dieta adecuada, hay que realizar ejercicio diariamente para consumir energía, perder tejido graso, endurecer la masa muscular y mejorar con ello la calidad de vida de la persona. Basta con hacer ejercicios regulares como caminar o correr diariamente aunque también es muy recomendable pedalear o nadar.

Con estos dos consejos se logrará una pérdida de grasa acumulada. Cuando comenzamos a perder la grasa acumulada, es muy importante cuidar la piel, hidratándola y evitando que tenga un aspecto flácido utilizando una crema reafirmante. Así, la piel recuperará su aspecto elástico y suave.

Desirée R.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.