Productos naturales para dejar de fumar

Ante la gran alarma sanitaria que provoca el tabaco en la época actual, los tratamientos naturales se erigen como una alternativa sana y efectiva para controlar el hábito, sin dejar efectos secundarios y al alcance de todos. Si se cuenta con una voluntad férrea, se puede vencer al tabaco de este modo, siempre teniendo en cuenta que los productos naturales no harán otra cosa que engañar al cuerpo, haciéndole creer que está recibiendo la dosis de nicotina necesaria para evitar el síndrome de abstinencia, lo que generará un estado de calma y relajación. Al igual que lo que ocurre con los parches de nicotina, las dosis se van reduciendo paulatinamente, pero en vez de utilizar elementos químicos se utilizan naturales, en su mayoría hierbas. Cuando los síntomas de abstinencia se hacen casi imperceptibles se puede abandonar el tratamiento.

Aparte de los suplementos y productos de herbolarios, aquellas personas contrarias a los componentes químicos pueden encontrar una gran ayuda en otros métodos, como la hipnosis, los libros o cds, el deporte o la homeopatía. Todo depende de los gustos y aficiones de cada uno y del presupuesto del que se disponga.

La mayoría de preparados a base de plantas naturales tienen un efecto parecido sobre el fumador; el tabaco provoca en el individuo cierto tipo de estado llamado lengua de fumador que consiste en la alteración provocada por el alquitrán, las sustancias oxidantes del humo, el dióxido de carbono y el calor de la combustión del cigarro que deriva en una alteración y embotamiento de las papilas gustativas. Los medicamentos naturales a base de aceites esenciales y hierbas actúan sobre estas papilas gustativas, facilitando que se desprendan los residuos que habitualmente se depositan en ellas por la acción del tabaco; estos residuos al liberarse producen un sabor muy desagradable, por lo que el acto de fumar ya no resulta tan placentero.

Por lo tanto, estos productos actúan sobre la dependencia física y la psicológica; por un lado, al ir disminuyendo las ganas de fumar, el cuerpo se va liberando de la dependencia mental al tabaco, porque en un período de tres o cuatro semanas el organismo dejará de pedir su dosis de nicotina; y por otro, al dotar de sabor repulsivo al paladar cuando se fuma, el individuo llegará al rechazo total del cigarro.

Una gran parte de fumadores optan por pastillas y medicamentos que contienen nicotina, o bien productos que se adhieran a la piel; pero en realidad, no es la mejor forma de dejar el hábito, puesto que se sigue ingiriendo esta sustancia, que es perjudicial para la salud, y la salud sigue estando en riesgo. Aunque la dependencia disminuya sigue existiendo, y por muy pequeña que sea no se puede decir que haya una curación total. Ésta solo existe si se ha superado tanto la dependencia psicológica como la física; es por eso que si recurrimos a los preparados naturales con plantas medicinales y minerales, sus activos actuarán sobre los estados de ansiedad y depresión de manera directa, lo que hará que realmente se sienta un estado de bienestar a través de la serotonina que segrega el cerebro, sin ningún riesgo para el resto del organismo.

También échale un vistazo a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.