Slow Life

La Slow Life es una cambio cultural hacia la desaceleración de nuestra forma de vida para un mayor disfrute de la misma; un cambio en nuestra actitud, relacionado con la desaceleración en la forma de comer, de trabajar, un mayor espacio para el ocio, el relax, los hobbies y las relaciones afectivas.

La Slow Life es una cambio cultural hacia la desaceleración de nuestra forma de vida para un mayor disfrute de la misma; un cambio en nuestra actitud, relacionado con la desaceleración en la forma de comer, de trabajar, un mayor espacio para el ocio, el relax, los hobbies y las relaciones afectivas.
La filosofia se basa en el control de nuestro tiempo en lugar de vivir bajo su tiranía, encontrando un equilibrio entre nuestras obligaciones y el gozo de nuestras aficiones
La Vida Slow no significa pasividad, sino una redistribución de nuestra energía vital hacia valores y actitudes fundamentales con el fin de alcanzar una mejor calidad de vida, a través de la selección de nuestras actividades.

Porque apostar por el Slow:

-El estres y unos hábitos acelerados y poco sanos aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.
-El estres crónico puede desencadenar en enfermedades físicas o mentales, y debilita nuestras defensas físicas y mentales.
-El estres crónico puede llevarnos a estados de agotamiento psicofísico o depresion.
Lo único que conseguimos con un sistema de vida acelerado, es no saber apreciar el momento y dejar de dar importancia a los pequeños placeres y a lo que realmente importa, y en consecuencia, vivir a 100 por hora, sin detenernos a mirar lo que sucede.

¡Pásate a una vida slow con terapias alternativas!
Las terapias alternativas son el primer camino para tratar de reencontrarse con una vida más apacible.
A través del yoga, por ejemplo, una disciplina oriental, que instruye perseverancia y construye autoestima y equilibrio, puedes iniciar una vida hacia el slow life, mediante un cambio de actitud propiciado por los beneficios del yoga:

Hay una gran contradicción, porque mucha gente quiere bajar el estres sin perder tiempo. En realidad, tenemos que cambiar de actitud. Tampoco hay que tomar el yoga como algo terapéutico. El yoga es una actividad de perseverancia que crea en cualquier persona que lo practique un gran temperamento, una autoestima muy sana, y un equilibrio del sistema nervioso central. Así se puede enfrentar la vida viendo la realidad tal cual es”. Miriam Vedia, instructora de yoga.

También échale un vistazo a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.