Carbohidratos en la dieta

A la hora de cuidar nuestro peso, es fundamental el control de las calorias ingeridas, pero recientes estudios han demostrado que, además de eso, debemos tener una dieta rica en carbohidratos, siempre que estos contengan altos niveles de fibra como los cereales integrales y la fruta, lo que nos hará perder peso más rápidamente y mejorará nuestro nivel de colesterol.

Se ha discutido bastante entorno a qué tipo de dieta era la más adecuada para el cuidado de la línea, cuando es sabido que en nuestra sociedad actual la obesidad va ganando terreno a todas las edades y en todas las clases sociales. Algunos abogaban por ingerir mayor cantidad de proteínas y menos grasas y carbohidratos, pero muchos profesionales médicos no estaban de acuerdo con esto porque muchos de los productos que llevan proteínas también llevan grasa, como la carne, por lo que este tipo de dieta no es la más recomendada.

Los carbohidratos se encuentran en alimentos como las frutas, verduras, legumbres, cereales y azúcares. Cuando ingerimos estos alimentos el nivel de glucosa en sangre cambia y se produce una respuesta hormonal,que tiene efecto sobre las grasas y otras sustancias en la sangre. Pero no todos los carbohidratos tienen los mismos beneficios para nuestro organismo: cuando los alimentos generan niveles de glucose más altos, el cuerpo no los quema y se depositan en el mismo en forma de grasa. A estos alimentos se les llama de índice glucémico alto, y son las harinas refinadas, patatas y dulces, entre otros. Sin embargo, los alimentos enumerados al principio son de índice glucémico bajo y se digieren más lentamente, lo que facilita su utilización como energía y no como depósitos de grasa

Diversos estudios comparatives hechos por medicos, delatan que las dietas que promueven la ingesta de carbohidratos de absorción lenta tienen un mayor porcentaje de éxito entre los pacientes que las que dictan una mayor ingesta de proteínas. Esto sobre todo se ha podido comprobar en el caso de las mujeres (en un 80 % más que sobre los hombres), y además, a corto plazo, se ha observado una bajada de los niveles de colesterol en los pacientes que ingieren alimentos de índice glucémico bajo.

Por lo tanto, los parámetros a seguir no son tanto el cambio drástico de hábitos, matarse de hambre o la reducción de comidas o cantidades de forma obsesiva, sino una ingesta más inteligente a base de alimentos de absorción lenta, evitando fritos, grasas, dulces en exceso, verdures con almidón y bebidas alcohólicas o con gases. Otras pautas saludables a seguir son comer cuando se tenga hambre, sin límite de cantidad o de tipo de comida hasta quedar satisfecho, y tener una noción intuitive acerca de lo que se quiere y se tiene ganas de comer, porque nosotros mismos debemos ser los que nos autopongamos un límite.

Como conclusion, se aconseja pues la ingesta inteligente: calidad por cantidad. Hay que desterrar el mito de comer poco y considerer una dieta rica y variada en nutrientes saludables como los ya mencionados carbohidratos de absorción lenta, fibra, carnes magras y productos con poca grasa.

También échale un vistazo a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.